Test de estrés de EIOPA. Un escenario de tipos bajos y caída pronunciada en el valor de los activos costaría al Seguro europeo 160.000 euros

 

Las pruebas de resistencia realizadas por EIOPA al Seguro europeo han incluido a 236 entidades a nivel individual de 30 países, con una cobertura del mercado del 77% en términos del negocio. De manera previa a la realización del test, más del 70% de los participantes tenía un nivel de cobertura del Requerimiento de Capital de Solvencia (SCR) por encima del 160%. Solo dos empresas, que representan el 0,02% del total de activos de la muestra, tenían una SCR por debajo del 100%. El SCR general disminuye al 136% (32 empresas por debajo del 100% que representan el 26% del total activos) si se excluyen todas las garantías a largo plazo (LTG) y las medidas transitorias.

El impacto de los dos escenarios de estrés es de magnitud similar en términos de reducción del ratio de activos medios sobre pasivos. El ejercicio de ‘doble impacto’ tendría un impacto adverso en los balances de las entidades de 160.000 millones euros (-28,9% del exceso total de activos sobre pasivos) con más del 40% de la compañías de la muestra perdiendo más de un tercio de su exceso de activos sobre pasivos. En ausencia de medidas de LTG y medidas transitorias, tal impacto se aplicaría a casi 70% de la muestra.
El segundo ejercicio, el de un entorno de tipos de interés bajos de manera prolongada, da como resultado una caída del exceso de activos sobre pasivos de alrededor de 100.000 millones de euros; un 16% de las entidades perderían un tercio de su exceso de activos sobre pasivos (25% sin LTG y medidas transitorias).
Estos resultados proporcionan una estimación cuantificada de la vulnerabilidad del sector ante el entorno de bajos tipos de interés y una pronunciada revaluación de las primas de riesgo. Además, también confirman que las LTG y las medidas transitorias amortiguan la estabilidad financiera.

Recomendaciones a los supervisores nacionales

EIOPA considera que las vulnerabilidades reveladas por los test merecen una respuesta de supervisión. Con el fin de garantizar una supervisión coordinada, la autoridad emite una serie de recomendaciones a los supervisores nacionales cuando sea necesario:
– Asegurar que las empresas alineen sus procesos internos de gestión con los riesgos externos.
– Revisar y evaluar los modelos de las compañías.
– Revisar las cláusulas de las garantías, sus tipologías y las facultativas.
– Evaluar si la valoración de las provisiones técnicas puede ser consideradas proporcionadas y prudentes.
– Solicitar una reducción de garantías máximas o insostenibles ofrecidas a los beneficiarios.
– Solicitar una cancelación o diferimiento de distribución de dividendos cuando la viabilidad del modelo de negocio está en riesgo.
– Asegurar que las vulnerabilidades identificadas a nivel individual sean apropiadamente reconocidos y tratadas a nivel de grupo.

“Los resultados del test de estrés de este año confirman los importantes retos que el sector europeo de los seguros tiene en el actual entorno macroeconómico. La prueba, llevada a cabo por primera vez después de la aplicación de Solvencia II, da una imagen de “alta resolución” de las vulnerabilidades del sector. Desde EIOPA supervisaremos de cerca la aplicación de las recomendaciones de las autoridades nacionales para garantizar una respuesta coordinada ante situaciones que pueda amenazar la estabilidad de la entidad y, de manera global, el sistema en su conjunto”, afirma Gabriel Bernardino, presidente de EIOPA.