Presentación de un documento de ‘La fábrica de Pensamiento’ del IAI de España

“Solvencia II no supone una revolución en el trabajo de los auditores internos”

Con la nueva Directiva de Solvencia II, la Auditoría Interna asumirá más protagonismo en el día a día de las aseguradoras. Aun así, para aquellas entidades que “están acogidas al marco internacional de auditoría no supone una revolución para su trabajo. Ni en el rol de funciones, ni en la misión, ni en los atributos, ni en la metodología de trabajo. Más bien es una evolución”.

Lo señaló Sonia Vicente, directora de Auditoría Interna de MMT SEGUROS, durante la presentación, ayer, del documento ‘El rol de Auditoría Interna en Solvencia II. Documento de posición’, que tiene el objetivo de “mostrar una posición común y consensuada con los requerimientos exigidos por el marco de Solvencia a la función de la Auditoría Interna”. Por ello, considera que el documento servirá “tanto a una empresa grande como pequeña, especializada en Autos o en Salud”.

Otro de los objetivos del informe, añadió, es “identificar qué se tiene que hacer” por parte de este Departamento y “proponer cómo se puede hacer”. El documento quiere mostrar un ‘camino’ posible de acción puesto que la normativa persigue fines, sin detallar cómo llegar a ellos. Vicente, coordinadora del trabajo, recuerda que con Solvencia II la obligatoriedad de la Auditoría Interna es un hecho; además, la directiva ha aumentado el espectro sobre el que se tiene que analizar, por lo que su funcionalidad será más importante.

Parte teórica y práctica del documento

El documento, presentado a los socios hace unas semanas, y con un feedback positivo por parte de estos, se divide en dos partes. La primera, teórica, aborda desde la perspectiva de los auditores qué exige Solvencia II, sus efectos y requisitos. Se establecen cinco características para los auditores internos: obligatoriedad, más allá del tamaño, naturaleza o complejidad de los negocios; es una función clave y necesaria en un adecuado sistema de gobierno; es la única función clave equivalente a un departamento; no puede desempeñar otras funciones; y como quinto elemento, debe enfatizar su independencia puesto que tiene que reportar al Consejo de Administración.

Respecto a la segunda parte, relacionada con el enfoque práctico, el texto quiere suponer un valor añadido para todas las entidades. Así, propone que para abordar las exigencias de la directiva se recomienda el ‘Modelo de las tres líneas de defensa’, como un marco alineado con el modelo de sistema de gobierno, puesto que se definen nuevos roles a realizar por las funciones clave, hay que realizar un reporte e interactuar entre ellas y evita solapamientos y duplicidades.

Junto a esto, como segunda solución práctica relacionada con el alcance de las tareas de esta función, el documento explica de una manera visual el nuevo ‘universo auditable’ que se establece con Solvencia II, y se revisa el conjunto de actividades que se encuadran bajo cada uno de los pilares en los que se divide la normativa y muestra las principales actividades que se deben realizar en el día a día.

Retos bajo Solvencia II

Los aspectos que contempla Solvencia II suponen retos importantes para los auditores internos. Sonia Vicente señaló la mayor dimensión, recursos y cuantificación de las obligaciones y que éstas se lleven a cabo con calidad. Asimismo, indicó que supondrá avanzar en la capacitación de los equipos, así como hablar el mismo lenguaje que los Consejos de Administración a los que deben reportar en última instancia.

El trabajo se ha llevado a cabo dentro del think tank ‘La Fábrica de Pensamiento’ del Instituto de Auditores Internos (IAI) de España mediante una Comisión Técnica que ha recogido la diversidad y la tipología del sector asegurador, tanto en formas jurídicas como en ramos. En ella han participado MAPFRE, PLUS ULTRA SEGUROS, SANITAS, MUTUA MADRILEÑA y MMT SEGUROS, además de auditores internos independientes y firmas que prestan este servicio de manera externa.