Insurance Europe responde a la consulta sobre requisitos de capital para aseguradoras de importancia sistémica

Insurance Europe ha respondido a la segunda consulta de la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS) sobre los requisitos básicos de capital (BCR) para las denominadas aseguradoras globales de importancia sistémica (G-SII). La federación señala que, a pesar de los detalles adicionales que ofrece, “una evaluación completa de la calibración de los BCR no es posible hasta que el diseño de la absorción de grandes pérdidas sea más clara”, advierte.

En su respuesta, también destaca la oportunidad que tiene la IAIS de dibujar “una amplia labor y experiencia de Solvencia II, y por lo tanto evitar el desarrollo de versiones ligeramente diferentes de conceptos ya desarrollados y probados para Solvencia II, y evitar así cargas de trabajo y costes adicionales innecesarios para las G-SII”.

Aunque toma nota de la aclaración de que los BCR no se aplicarían más allá de las G-SII, Insurance Europe aprovechó la oportunidad para destacar que el alcance de estos nuevos requisitos de capital “debe limitarse al desarrollo de las exigencias para la absorción de grandes pérdidas, ya que sería difícil imaginar un propósito diferente dada su simplicidad”.

Los principios existentes en el Seguro para combatir el soborno y la corrupción son suficientes

En los últimos días, la federación europea también ha hecho pública su respuesta al reciente proyecto de la IAIS sobre soborno y corrupción, defendiendo la postura adoptada por la asociación de supervisiones de que los principios básicos de seguros ya existentes para la lucha contra el soborno y la corrupción “son suficientes y no hay necesidad de unos principios separados sobre el soborno y la corrupción”.

“Abogados por que el enfoque basado en el riesgo es el camino correcto para abordar los riesgos de delitos financieros, incluyendo el soborno y la corrupción. Este enfoque permite a las aseguradoras asignar sus recursos de la manera más eficaz para abordar los riesgos identificados de un modo correcto y con la respuesta más adecuada”, señala la organización paneuropea.