Fernando Moreno, subdirector general de Inspección de la DGSFP, en Actualidad Aseguradora “El objetivo es inspeccionar todo el sector en no más de 4 o 5 años”

“El objetivo actual del departamento de inspección in situ es poder inspeccionar todo el sector en no más de 4 o 5 años. En la actualidad, lo forman 326 compañías aseguradoras”. Así explica Fernando Moreno, subdirector general de Inspección de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), en entrevista en el número de esta semana de Actualidad Aseguradora, una de las metas que se fija su departamento, cuya responsabilidad asumió hace casi un año (el próximo mes de marzo cumple doce meses en el cargo).

Igualmente, entre los objetivos de la Subdirección para 2013 figuran el mantenimiento de un sistema de inspecciones adecuado en el tránsito de Solvencias I a Solvencia II, la supervisión del grado de adaptación de las entidades a Solvencia II, el seguimiento en el análisis de los modelos internos en fase de pre-aplicación y la adaptación de las aplicaciones informáticas para la supervisión por inspección en Solvencia II. Tambien se pondrá el acento “en el seguimiento continuado de las entidades en medidas de control especial y de los indicadores derivados de la documentación estadístico contable para la elaboración de los planes de inspección, la implantación del nuevo enfoque de supervisión extra-situ basado en parámetros de impacto/riesgo y, en coordinación con la Subdirección General de Seguros y Política Legislativa, mantener una intensa actividad internacional relacionada con Solvencia II, así como en la participación de proyectos normativos relacionados con esta Subdirección”.

Valora la “fortaleza financiera” del sector, que “sigue manteniendo su solvencia”, pese al entorno actual, y apunta que, con datos del tercer trimestre de 2012, “el superávit del total sector se sitúa en el 275%, mejorando los ratios de trimestres anteriores”. “La entrada en vigor de Solvencia II –señala- va a suponer un aumento en los requerimientos mínimos de capital, si bien en parte compensados con un mayor importe en fondos propios computables”.

Oportunidad para profundizar en Solvencia II

Afirma, por otro lado, la “aplicación temprana de Solvencia II debe ser vista como una oportunidad para que las aseguradoras profundicen en elementos clave del proyecto, tales como la mejora de los sistemas de gobernanza, que permitirán la integración completa en la cultura del riesgo, el diseño e implantación de un modelo de evaluación de los riesgos propios y de solvencia y la adaptación paulatina de los sistemas de información al mercado y al supervisor”.

Y puntualiza: “Es en los temas de Pilar II donde las entidades aseguradoras presentan mayores dificultades, siendo la función actuarial la que presenta un mayor grado de desarrollo. Pero seguramente son el Informe de Autoevaluación de los Riesgos y de Solvencia (ORSA), incluido el reporte al supervisor, y la documentación a revelar conforme a Pilar III, los aspectos donde queda un mayor camino por recorrer”.