El reto de Solvencia II para la profesión de auditor interno

Solvencia II tiene un gran impacto en todas las entidades aseguradoras, con independencia de su tamaño, afectando a toda la organización en general y la Auditoría Interna en particular, al situarla en el foco de atención tanto de los órganos de dirección de las entidades como del supervisor.
“Aunque es sabido que existe mucho ADN en común entre Solvencia II y la profesión de Auditoría Interna, como, por ejemplo, el hecho de que ambas estén basadas en riesgos, no es menos cierto que la entrada en vigor de Solvencia II supone una ampliación considerable del perímetro de auditoría y de los trabajos periódicos que habrá que incluir en el plan anual de auditoría”, explica Celedonio Villamayor, jefe del Servicio de Auditoría Interna del Consorcio de Compensación de Seguros.
“La complejidad técnica de Solvencia II en sus diferentes niveles (comunitarios y nacionales), unida a la exigencia para la Profesión de ‘demostrar competencia y diligencia profesional’ contenida en las Normas Internacionales, hace que la Auditoría Interna tenga que aplicar un exigente plan de formación y reciclaje para poder seguir cumpliendo con su Misión, que no es otra que la de mejorar y proteger el valor de la organización proporcionando aseguramiento, asesoría y análisis en base a riesgos”, concluye Villamayor, que ejerce la Dirección Técnica del ‘Curso Superior de Auditoría Interna en Solvencia II’.

El objetivo de este curso, de 46 horas de duración y que se celebra en Madrid y Barcelona, es dar un enfoque teórico y, sobre todo, práctico de los nuevos retos y obligaciones que se le presentan a la función de Auditoría Interna, en particular, y a las entidades aseguradoras, en general, con la inminente entrada en vigor de la normativa de Solvencia II. Con la nueva norma, el auditor interno adquiere nuevos roles y tiene que relacionarse con otras funciones de aseguramiento dentro de la empresa (Control Interno, Gestión de Riesgos, Función Actuarial, Cumplimiento Normativo, etc.) y, por otro lado, Solvencia II hace que el universo de auditoría se ensanche y haya que hacer nuevos trabajos a los que el Supervisor prestará atención