EIOPA defiende una mayor convergencia de las prácticas supervisoras Prevé lanzar este año un manual como guía de las mejores prácticas en áreas relevantes de supervisión

“En el futuro, uno de los desafíos más importantes en el panorama de supervisión de la UE es garantizar la consistencia de las prácticas de supervisión. Creo que la convergencia de las prácticas supervisoras es tan importante como una legislación única. Garantizar que la supervisión en el día a día de las instituciones financieras está  dentro de un marco coherente puede contribuir eficazmente a un mayor nivel de protección de los tomadores y beneficiarios de seguros en la Unión Europea. El mercado único lo requiere y EIOPA se compromete a cumplirlo”.

Este fue uno de los mensajes que lanzó Gabriel Bernardino, presidente de la autoridad europea, en un reciente encuentro organizado por BIPAR. “Un primer paso -argumentó- debería ser la elaboración de un manual de Solvencia II que funcione como guía y establezca las buenas prácticas en todas las áreas relevantes de supervisión. Este manual favorecerá la implantación de un marco más coherente para la realización de la supervisión. Estamos empezando a trabajar ya en esta área”.

Bernardino cree que se puede aprovechar la experiencia que EIOPA ha logrado hasta ahora “e iniciar una reflexión sobre las nuevas medidas (funciones y competencias) necesarias para ofrecer un proceso de supervisión verdaderamente coherente y en particular para asegurar la supervisión coherente de los grupos de seguros transfronterizos”.

Más recursos

Por otra parte, el presidente de EIOPA expresó que la institución debe tener recursos para desempeñar su función de supervisión, mediante la realización de investigaciones sobre instituciones, productos o conductas, “con el fin de evaluar las posibles amenazas a la estabilidad del sistema financiero y formular recomendaciones apropiadas para que actúen las autoridades competentes afectadas”.

“Para realizar esta evaluación independiente en un modo transparente y eficiente, EIOPA debe reforzar sus recursos humanos, deben tener acceso a la información pertinente de la que disponen los supervisores nacionales y tener acceso directo también a las instituciones individuales”, apuntó.

“La IMD II es una buena oportunidad para mejorar la protección de los consumidores”

Para cerrar su intervención, Bernardino mencionó el desafío estratégico que supone también alcanzar un nivel de “coherencia” de la regulación del sector financiero. “Creo que es muy importante lograr un nivel adecuado de convergencia de las normas de protección de los consumidores al por menor en las diferentes áreas del sector financiero. Sin embargo, la proporcionalidad y el sentido común deben prevalecer. Para cubrir los diferentes ángulos de divulgación y de prácticas de venta en el mercado de seguros, la IMD II deben evitar la tendencia a aplicar un enfoque de café para todos”, señaló.

Destacó, en este punto, que los seguros y las compañías tienen sus propias especificidades, que deben ser consideradas “cuidadosamente”, pero cree que el argumento de estas especificidades no es suficiente para mantener el statu quo: “Hay que reconocer que la evolución es también necesaria en el modo de garantizar la protección de los consumidores en los diferentes canales”. Las actitudes de los consumidores y sus necesidades están cambiando, y esto, según EIOPA, “debe ser visto de manera positiva”. “El mercado de seguros no puede y no va a estar fuera de esta evolución”.

Para concluir, animó a los mediadores de seguros a apoyar esta tendencia y ver en la IMD II “una buena oportunidad para mejorar la protección de los consumidores, preservar las especificidades de los seguros y aumentar la confianza del consumidor”.