Cálculos de la DGSFP. El nuevo cálculo de la provisión de seguros de Vida costará al sector 1.300 millones de dotaciones adicionales

La modificación del Reglamento de Ordenación y Supervisión, aprobada el pasado viernes en el Consejo de Ministros y que implica una nueva metodología de cálculo de la tasa de descuento aplicable para el cómputo de la provisión de seguros de Vida, tendrá un impacto de unos 1.300 millones de euros de dotaciones adicionales para el sector, según cálculos de Flavia Rodríguez-Ponga, directora general de Seguros y Fondos de Pensiones.

La fórmula de cálculo de la tasa de descuento actual se incrementa en un 50% de la diferencia entre el tipo aplicable en el ejercicio 2014 y el tipo de Solvencia II sin ajuste de volatilidad. Esto supone pasar del 2,37% de 2014 al 1,91% este año, aunque aplicando la fórmula vigente hasta ahora hubiera tenido que bajar al 1,17%.

A partir de 2016 se abandona el tipo fijo, y EIOPA publicará el día 5 de cada mes una curva, que se calculará a partir del swap anual correspondiente hasta los 20 años, y desde los 20 años a los 60 años una extrapolación. El tipo forward a 60 años, UFR, se ha fijado en el 4,2%, basado en una inflación estimada en el 2% para 2076 y en un 2,2% que estarán los tipos a un año.

Este 4,2% se aplica solo para la Eurozona. EIOPA ha elaborado 53 curvas de tipos libres de riesgo, una para cada país en el que las aseguradoras europeas tengan activos en esa divisa.

A ese porcentaje se puede añadir un 0,22% de volatility (volatilidad), lo que será una decisión libre de cada entidad, ya que no requiere autorización previa. Si la necesita la opción del matching, que deberá aplicarse al riesgo de longevidad e inmaterial de mortalidad, entre otros, en carteras separadas y con rescate vinculado al valor de los activos.

La intención de la modificación es un tipo más realista y cercano al que se aplicará en 2016 con Solvencia II, y evitar fluctuaciones bruscas en las provisiones de seguros de Vida, que las compañías puedan trasladar vía incremento de las primas a los asegurados.

Flavia Rodríguez-Ponga resalta que este sistema es “un éxito del Seguro español”, cuando los primeros planteamientos de Solvencia II hacían prácticamente inviable algunos productos de Vida de gran tradición en el mercado nacional.

El cliente sale favorecido
Como la vida media de las carteras de este ramo es de 10,99 años, la curva de swap de 11 años fija el tipo en el 0,93%. “Lo que buscamos es no pasar bruscamente del 2,37% al 0,93%”, insiste la directora general de Seguros. El tipo de los tres últimos meses de 2014 es el 1,17%. Más el 50% de la diferencia entre 2,37%, que es el de 2014, y 0,93%, que es lo que marca la curva swap a 11 años. El resultado es 1,91%.
Las compañías tendrán que realizar provisiones adicionales en el seguro de Vida de 1.300 millones, que saldrán del margen de solvencia. Rodríguez-Ponga se muestra tajante: “No habrá problema alguno para que el sector en su conjunto cumpla, ni se deteriorará su solvencia”.

A cambio, adelantan la adaptación a Solvencia II, lo que es una ventaja competitiva para una aseguradora española que quiera salir fuera.

El cliente sale favorecido, con ofertas del 1,91% cuando los tipos de interés están en el 0,1%. Y se encuentra mucho más protegido, al tener que hacer la aseguradora más provisiones. Además, la fórmula incentiva que la compañía de seguros ofrezca una mayor participación en beneficios.