Ana Matarranz, directora general de WILLIS IBERIA

Adaptación a Solvencia II

Otro tema que está marcando la actualidad del sector es el precio, que en su opinión, “sigue siendo determinante. El seguro en general es el único servicio que vende inicialmente un intangible de algo que el cliente quiere que no ocurra, esto es algo excepcional en la industria por eso es un mundo terriblemente especial. Por eso cada vez más se tendría que tener en cuenta el servicio excelente, el pago rápido de los siniestros, un buen diseño de  póliza  adaptada a una revisión de riesgos/necesidades de los clientes… son muchas cosas que se tendrían que valorar a priori pero por las características del mundo de los seguros solo se puede valorar una gestión óptima a posteriori”.

Como proyección de futuro, considera que el sector “se tiene que adaptar a la nueva regulación de Solvencia II por otra parte se tiene que seguir adaptando a las necesidades de los clientes y a un mundo muy cambiante e internacionalizado donde las comunicaciones y la tecnología han cambiado muchísimo. En mi opinión todavía tiene un camino que recorrer en lo que respecta a la  flexibilidad en la suscripción y a la agilidad en el pago de los siniestros. En cualquier caso soy muy optimista respecto al futuro de nuestro sector, es un sector donde las grandes compañías y brókeres hacen muy bien las cosas y donde tenemos magníficos profesionales”.